Historia

La Dormida

Pergamino es una ciudad que surgió sin acta de fundación ni documento bautismal que precise su génesis. El documento más antiguo encontrado hasta el momento que hace referencia a la Dormida del Pergamino es un Acta del Cabildo de 1626. Pero el nacimiento de la Dormida debió producirse entre los año 1586 a 1600, cuando el tráfico entre Buenos Aires y el Alto Perú se intensificó. La importancia que adquirió este lugar se debió principalmente al hecho que desde aquí partían tres rutas: a Buenos Aires, a Córdoba y Tucumán y a Cuyo ( Mandoza, San Juan, Chile). Al principio la Dormida fue una playa de estacionamiento donde descansaban los viajeros, las carretas y el ganado.

EL Fuerte

El documento más antiguo conocido hasta el momento sobre la existencia del Fuerte del Pergamino data de 1749, año en que el sacerdote Jesuita Florían Baucke o Paucke, pasar por este lugar, y deja una descripción pormenorizada del Fuerte. El segundo Fuerte fue descrito por Calixto Bustamante (Concolorcorvo) en 1771. Recién en 1776 bajo el mando del Comandante Alonso Quesada se construye el Fuerte de ladrillos. La función era defender la Zona sudoeste del dilatado Pago de los Arroyos.

Primeras Escuelas

El documento más antiguo que hace referencia a la Educación Pública en Pergamino, data de 1828. En ese año se instala en la pequeña aldea que era Pergamino, la primera escuela pública que tuvo como preceptor a Pedro Fernández, un ex- profesor de latinidad del Colegio San Carlos entre 1793 y 1805. Esta escuela será cerrada en 1838. Luego de Caseros comienza un nuevo intento de organización escolar y la apertura de escuelas en el interior del País. El 29 de abril de 1854 es nombrado como maestro en Pergamino a Narciso Languazo.
El 15 de mayo queda reiniciada la actividad escolar. Al comienzo los gastos eran cubiertos por los vecinos como también el sueldo del maestro hasta que el Estado comienza a hacerse cargo de los gastos. En 1872, Pergamino se encontraba entre los pueblos privilegiados de la Campaña, contaba con cuatro escuelas, dos Escuelas Públicas (una de varones y otra de niñas) y dos Escuelas Particulares (una de varones y otra de niñas). El Departamento General de Escuelas aportaba el dinero para el pago de alquileres de las casas donde funcionaban; el municipio destinaba fondos para el funcionamiento. En 1873 se construye el primer edificio para una Escuela Pública.

Pergamino declarada Ciudad

El 23 de Octubre de 1895, Pergamino fue declarada Ciudad. El texto de la Ley es el siguiente: “El Senado y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sanciona con fuerza de Ley: Art. 1º: Confiérese el título de ciudad a los Pueblos de Azul, Bahía Blanca, Pergamino, Barracas al Sud y Tandil. / Art. 2º: Comuníquese al Poder Ejecutivo;  Diego J. Arana, Secretario; Adolfo Olivares, Presidente de la Cámara de Diputados. El Dr. Guillermo Udaondo era el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Juan Alsina el Ministro de Gobierno. Al momento de la declaración de Ciudad, ocupaba el cargo de Intendente Vicente B. Bizcayart y el Concejo Deliberante estaba compuesto por catorce Concejales. En 1895 Pergamino contaba con: tres hoteles, veintidós almacenes, diez tiendas, cinco cocherías, tres oficinas de acopiadores de frutos, siete cervecerías, cuatro carpinterías y aserraderos, siete panaderías, un molino a vapor y un molino de harina, dos barracas, tres hornos de ladrillos, dos fiambrerías, tres carbonerías, una tintorería, cuatro agencias y comisiones, una agencia de diarios y librería, cinco casas de remate, dos empresas de construcción, dos peluquerías, una fábrica de sombreros, una fábrica de jabón y de velas, dos sastrerías, dos casas de fotografía, una armería, entre otros.

Teorías sobre el nombre de Pergamino

A través del tiempo se han arriesgado varias hipótesis. Entre las más populares se encuentra la leyenda de tradición oral, a la que dio forma el Dr. Pastor Obligado, y que dice: “El origen del nombre proviene de haberse hallado en la costa del arroyo unos rollos de pergamino y unos libros forrados en pergamino…”Eliseo Tello” en su libro “Toponimia Indígena Bonaerense”, señala: “No es extraño que voces indígenas se hayan españolizado y que la voz perca (Herrumbre) y minú (abajo) se hayan convertido en Pergamino”. En voz araucana ” Perca-minú” significa “rastrojo rojizo” o ” tierra colorada”.

El escritor y periodista José Soiza Reille, sostiene que el nombre se debe a que los hijos del pulpero encontraron unos pergaminos en los que, su supuesta escritura borrosa “develaría la donación de alguna herencia o quizá la revelación de algún escondrijo de monedas de oro”.

Dice Reille: “la noticia cundió por las calles de Santa María de los Buenos Aires. Llegaron eruditos a estudiar estas escrituras, que no revelaban el legado de ninguna fortuna, sino que era un legado de consejos morales que un antepasado del Viejo Vizcacha dejaba al mundo”. Debido a que la pulpería carecía de nombre que la distinguiera, los viajeros comenzaron a llamarla la Pulpería del Pergamino.

El sacerdote Guillermo Furlong sostuvo una tesis muy parecida. Julián de la Peña afirma que existía “un cacique indígena Bagual o Mbagual, que habitaba las inmediaciones de la frontera de Buenos Aires y Tucumán y en razón de sus múltiples servicios diósele tantas mercedes y quizá alguna de ellas en la misma dormida, en cuyas inmediaciones habitaba, lo que no es difícil fuera extendida en un pergamino y que a raíz de esto, quedara la denominación “Dormida de Pergamino”. Tampoco existe prueba alguna que confirme esta hipótesis.

En la década del ’70 se trató de imponer la versión que afirmaba que en toda esta amplia zona fue donde por primera vez se utilizaron los cueros para pergaminos, y que esto habría traído como consecuencia el nombre de “Dormida del Pergamino".

Presentamos en links relacionados, la colección de videos que permiten que se conozca nuestra historia: “Pergamino, puerto de tierra y luz”